TURISMO SOMIEDO

Apartamentos rurales Dos Aguas

Apartamento rural en Somiedo • 2 llaves • Asturias • España • Europa

Apartamentos rurales Dos Aguas

Recientemente restaurados, el ambiente cálido y acogedor de los Apartamentos rurales Dos Aguas combina la tradición de las antiguas casona asturianas con una decoración adecuada al entorno rural.

Nuestra casa dispone de cuatro apartamentos totalmente equipados, con baño completo, cocina con todo el menaje necesario, calefacción, televisión, toallas, ropa de cama, etc. Todo esto, junto a su inmejorable situación geográfica, hacen de sus instalaciones una oportunidad única para disfrutar de la riqueza y variedad de los atractivos del Principado de Asturias.

Galería fotográfica Apartamentos rurales Dos Aguas
Pulse sobre cada imagen para ver todas las fotos de esa galería a tamaño grande
Visitas virtuales de 360° Apartamentos rurales Dos Aguas
Pulse sobre cada botón para ver esa visita virtual a pantalla completa. Se abre en una nueva página.

Visita virtual: Apartamento 1 VR AVisita virtual: Apartamento 1 VR BVisita virtual: Apartamento 2 VR AVisita virtual: Apartamento 2 VR BVisita virtual: Apartamento 2 VR CVisita virtual: Apartamento 3 VR AVisita virtual: Apartamento 3 VR BVisita virtual: Apartamento 4 VR AVisita virtual: Apartamento 4 VR BVisita virtual: Apartamento 4 VR C

Características generales Apartamentos rurales Dos Aguas

Aparcamiento descubiertoJardínTarjetas se aceptanLavadoraBañoCalefacciónInformación turísticaEn la montañaTelevisión

Información de interés
Datos prácticos

Recientemente restaurados, el ambiente cálido y acogedor de los Apartamentos rurales Dos Aguas combina la tradición de las antiguas casona asturianas con una decoración adecuada al entorno rural.

Nuestra casa dispone de cuatro apartamentos totalmente equipados, con baño completo, cocina con todo el menaje necesario, calefacción, televisión, toallas, ropa de cama, etc. Todo esto, junto a su inmejorable situación geográfica, hacen de sus instalaciones una oportunidad única para disfrutar de la riqueza y variedad de los atractivos del Principado de Asturias.

Los Apartamentos rurales Dos Aguas se encuentran situados en Aguasmestas, a orillas de los ríos Somiedo y Pigüeña, justo a la entrada norte del Parque Natural de Somiedo y Reserva de la Biosfera. La tranquilidad y la belleza del paisaje confieren a esta pequeña aldea asturiana el encanto de esos lugares donde el tiempo se detiene y los árboles, montañas, el agua como fuente de inspiración del paisaje, aíslan al viajero de tensiones y ajetreos propios de otros parajes.

La hospitalidad de sus gentes, su infraestructura turística, la calidad de los restaurantes del concejo, las numerosas fiestas populares y locales, hacen de este destino la elección acertada si lo que busca es un rincón paradisíaco dentro del Paraíso Natural por excelencia.

Situada en la confluencia de los ríos de Somiedo, nuestra casa se encuentra cerca de la Senda del Oso, a 45 minutos de la playas de Aguilar y Los Quebrantos y a 50 minutos de Oviedo y Gijón. Los viajeros que se decidan por este lugar tienen abiertas las puertas a un paraíso no sólo natural, sino también de actividades de ocio y tiempo libre, gastronomía única y mil posibilidades para visitar distintos lugares en cortos desplazamientos por carretera.

Somiedo es un concejo declarado Parque Natural en 1988 y Reserva de la Biosfera en el año 2000, con una cuarta parte de su territorio cubierta por bosques, principalmente hayedos y robledales, por los que habitan especies protegidas en peligro de extinción como el Oso Pardo y el Urogallo.

Aguasmestas es una de las puertas del Parque. En este mismo pueblo se encuentra el desvío para visitar los pueblos del Valle del Pigüeña y algunas de las principales Brañas del concejo, especialmente la de La Pornacal. A escasos 10 km en dirección a Pola de Somiedo podemos desviarnos de la carretera general hacia el hermosísimo Valle de Saliencia, conocido principalmente por sus lagos. Desde Pola de Somiedo, capital del concejo, podemos dirigirnos al Valle de Lago, uno de los principales atractivos del Parque. En distintas localidades se ofrecen rutas a caballo, así como la posibilidad de realizar numerosas sendas a pie.

En Somiedo se encuentran aún formas originales de vida que han servido a sus gentes, a lo largo de los siglos, para explotar, modelar y, en definitiva, hacer habitable una naturaleza que impone duras condiciones para su «domesticación», de la que posiblemente fueron pioneros pueblos agrícolas y ganaderos del prehistórico periodo Neolítico, aunque los vestigios arqueológicos más antiguos del concejo correspondan a la posterior Edad de Bronce (2.000 antes de Cristo); de entonces son varios túmulos, como el hallado en las proximidades de El Coto de Buena Madre (El Couto), o el hacha de talón y anillas descubierto en Santullano, lugar perteneciente a la parroquia de Pigüeces.

Posteriormente, los astures, siempre extraños a todo contacto con el exterior, encerrados en sus dominios e independientes de Roma hasta finales del siglo I a. de C., fomentaron en estas tierras, donde estuvieron representados por los pésicos —pueblo ocupante de la zona centro-occidental de Asturias—, una cultura castreña, en vigor desde el 500 a. de C. al 300 d. de C., que dejó en Somiedo asentamientos tan importantes como los castros aún por estudiar de El Castietcho en Gúa, La Corona en Pola de Somiedo, del que se ha dicho que posee siete fosos defensivos, y El Remonguilla en La Riera.

Asimismo fechables en la Edad Antigua y atribuibles a una civilización prerromana son varios hallazgos numismáticos. Hacia 1920, el asturiano Aurelio de Llano, egregio investigador y folclorista, anunció haber encontrado un denario ibérico de plata en Gúa. Años después, al cavar el terreno de un paraje cercano, bautizado como El Cavao de las Pesetas (El Coto de Buenamadre), con frecuencia solían quedar al descubierto varias monedas. Un estudio del conjunto numismático efectuado en los años cincuenta concluyó que se trataba de denarios de plata ibéricos acuñados en Segóbriga y datables en el año 130 a. de C., mientras que mucho más recientemente Carmen Fernández Ochoa defendía su pertenencia a un periodo comprendido entre el 105 a. de C. y la época de Augusto. Sin embargo, continúa siendo una incógnita cuándo y cómo llegaron hasta aquí y el porqué de su ocultación o guarda.

La huella de la dominación romana de Somiedo, menos profunda que en el vecino término municipal de Belmonte de Miranda y en otras partes del occidente astur al carecer aquél de oro u otros minerales atrayentes para el invasor, quedó especialmente impresa en la calzada del puerto de La Mesa, más comúnmente conocida como El Camín Real, una vía de alto valor estratégico abierta por los romanos por encima de los cordales para comunicar el centro de Asturias, Lugo de Llanera (Lucus Asturum), con la ciudad leonesa de Astorga (Asturica Augusta), enmarcándose así en la llamada «Ruta de la Plata». La importancia de esta ruta cimera, que era el principal acceso a Asturias desde la Meseta, fue tal que en sus inmediaciones se libraron destacables batallas durante la Reconquista; viajeros y mercancías transitaron habitualmente por esta calzada hasta finales del siglo XVIII. Juan Martín afirma que «resultó clave durante la época romana, la invasión musulmana y la posterior expansión del Reino Astur». En Somiedo, el Camino discurre por los cordales del límite oriental del concejo y atraviesa el alto de San Lorenzo. (Veáse el apartado «Calzada Romana».)

Somiedo, sobre cuyo territorio y primitivo nombre propio, Sumetum, aparecen las primeras informaciones escritas en el periodo altomedieval, a partir de los siglos XI y XII y gracias al gran desarrollo ganadero de Asturias, gana protagonismo, convirtiéndose en un espacio muy apetecible por sus ricos pastos y baldíos para los monasterios de la zona suroeste asturiana, dueños de grandes propiedades ordenadas de acuerdo con una abundantísima cabaña ganadera trashumante y poseedores de un enorme poder social, político y económico, hasta el punto de mandar por completo a finales del s. XII en la tierra somedana. Es el caso del monasterio de Santa María de Lapedo, instalado en Belmonte y ocupado por monjes, que dominaba el valle del Bajo Somiedo y el Pigüeña y cuya influencia a partir de la decimosegunda centuria fue la más determinante; del de Santa María de Gúa, fundado en la segunda mitad del XII por Fernando II de León (1157-1188) y su mujer doña Urraca, habitado por una comunidad de religiosas cistercienses —que en 1412 se trasladaron a Avilés—, a las que dicho monarca otorgó el coto de Gúa («desde la piedra del Puerto que está en el Campo pasado el reguero contra Babia, hasta la otra piedra que está en las tellas de Baldeyane») y regidor del Alto Somiedo y las Babias leonesas, así como del cenobio de San Salvador de Cornellana, en el concejo de Salas, propietario de Urria y el valle de Perlunes.

Sin embargo, como muy bien señala J. Martín, «a mediados del siglo XIII la política de distribución del territorio se modifica sustancialmente. Las donaciones reales a los centros monásticos desaparecen, a la vez que se fundan numerosas polas (pueblas), en áreas ya pobladas pero con una distribución de población dispersa. El objetivo de Alfonso X con estas medidas es potenciar la creación de centros urbanos que atrajesen y concentrasen la población, centralizando la vida administrativa y económica de los núcleos rurales circundantes, contrarrestando simultáneamente el poder de los monasterios», contra el que brota una manifiesta oposición. En 1269 el mencionado monarca concede carta de puebla a los concejos de Somiedo y Belmonte de Miranda, ubicándose inicialmente la pola en el lugar belmontino de Agüera, concedido para tal propósito por el poderoso cenobio tras las negociaciones mantenidas en marzo de ese año por los representantes concejiles con su abad. La primitiva puebla, que había fracasado en el intento de aglutinar ambos territorios y de adquirir estructura urbana, se traslada en fecha ignorada a su emplazamiento actual, la Pola de Somiedo, que en 1277 constituye una hermandad en el lugar de La Espina con el concejo de Avilés y las pueblas de Pravia, Grado, Salas, Valdés, Tineo, Cangas y Allande para garantizar el orden público y la protección de sus intereses frente a la ambición de las entidades monásticas de mayor peso en la comarca, que desde el siglo XIV comienzan un pausada decadencia, en favor de una nobleza laica que asume la defensa y administración de los bienes y derechos del monasterio, en régimen de encomiendas. El primer gran beneficiado de la nueva situación fue la dinastía de los Quiñones. Uno de sus miembros, Pedro Suárez de Quiñones, conde de Luna, en recompensa por su participación en el sofocamiento de las rebeliones del conde don Alfonso, recibe en 1396 de Enrique III, además de los municipios leoneses de Riba de Sil y Laciana, el de Somiedo, rompiendo así el rey su juramento de no enajenar tierra asturiana en favor de noble alguno. La sentencia favorable obtenida por el Concejo en 1496 supone su reversión a la Corona Real durante el reinado de los Reyes Católicos y el fin de una larga etapa de abusos y atropellos cometidos por el linaje de los Quiñones, al amparo del privilegio concedido, y combatidos por vecinos y vaqueiros con sus litigios y protestas ante la Corte. Sin embargo, esta liberación será efímera, pues otra gran casa, la de los Miranda, se hará, junto con los Omaña y los Flórez, con el total control de Somiedo, donde compra con fraude los cotos realengos de Gúa-Caunedo y Aguino-Perlunes, muy en la línea de la innoble práctica caciquil que en lo político y económico la caracteriza desde su ascenso al poder en el s. XVI hasta su desaparición de la escena asturiana en el XVIII. La inevitable decadencia de los Miranda coincide en el tiempo (ss. XVII y XVIII) con nuevos episodios del enfrentamiento por los pastos, como el de la llamada revolución de las cercas, que emprenden agricultores y ganaderos, cuyos intereses chocan con los de la nobleza. Ese agravamiento de la batalla por la propiedad y la utilización del territorio se explica, fundamentalmente, por el crecimiento demográfico. Es también éste el momento del afianzamiento de los vaqueiros de alzada como «grupo social y económicamente diferenciado», brillantemente estudiado en los últimos años por el antropólogo Adolfo García Martínez, quien efectuó su trabajo de campo en los muchos pueblos vaqueiros existentes en Somiedo, entre ellos La Falguera, Perlunes, La Peral, La Llamera, El Puerto y Caunedo (véase apartado «Vaqueiros»). Los miembros de este grupo étnico podrán administrar sus haciendas tras legalizarse en 1781 los cerramientos sobre los comunales, después de un prolongado contencioso del campesinado asturiano contra la nobleza y contra unas Ordenanzas dictadas por el gobierno del Principado que favorecían descaradamente la ganadería trashumante.

Ya en el siglo XIX acontece la guerra de la Independencia, obligando a la Junta Superior de Armamento y Defensa de Asturias a refugiarse «en Somiedo, en mayo de 1810 ante el hostigamiento del general francés Bonet, que llega a creerla disuelta. Procedente de Luarca, la Junta recorre la geografía somedana (Las Morteras, La Pola, Villar de Vildas, y Caunedo —Caunéo—), declara al concejo Cantón Militar, y huye hacia León ante el avance enemigo» (J. Martín). Después de finalizar el conflicto bélico, el concejo de Somiedo adquiere su configuración actual, una vez que se abole en 1827 el régimen señorial. De esta manera pasan a formar parte del Ayuntamiento de Somiedo dos cotos que estaban fuera de su jurisdicción: el de Clavillas y Valcárcel, propiedad de la casa de Omaña, y el de Aguino-Perlunes, que pertenecía conjuntamente a los Flórez y a los marqueses de Valdecarzana. Un tercer coto, el de Gúa-Caunedo, antaño en manos de la casa de Miranda, ya había sido adquirido por los vecinos a mediados del siglo XVIII.

La primera guerra carlista afecta al concejo. Aquí, en 1836, se producen «desiguales encuentros entre el batallón Primero de Asturias al mando de José Flores y el ejército liberal» (J. M. Rguez.) y el 26 de octubre de ese año la partida carlista del general Sanz, en su precipitada huida de Asturias ante el contundente acoso liberal, utiliza los puertos de La Mesa y Somiedo.

El concejo somedano entró en el siglo XX manteniendo la hegemonía de las actividades agrarias. En los primeros años la excepción sería la puesta en marcha en verano de 1917 de la Central hidroeléctrica de La Malva, la primera del concejo, explotada por la Sociedad Civil Privada Saltos de Agua de Somiedo; ubicada en el paraje conocido como Cueva de La Malva, en la margen derecha del río Somiedo —aguas arriba de la Mesta del río Saliencia— y al pie del monte Gurugú, desde entonces, ininterrumpidamente, la Central, que luego fue ampliada, sigue produciendo energía. Su establecimiento en la segunda década del siglo trajo la prosperidad económica, sirviendo de momentáneo freno a la emigración en un concejo amenazado por la despoblación. La Malva aprovecha el agua de unas cuencas topográficas que totalizan casi 39 kilómetros cuadrados y produce una energía media anual de 43 GWh.

Durante la guerra civil española quedó fijado el frente de lucha en el contorno de El Puerto, donde resultaron particularmente duros los enfrentamientos invernales entre las tropas republicanas y las de los insurrectos, con dominio alterno, que se rompió en octubre de 1937 coincidiendo con la rendición a los nacionales de la zona central de Asturias, que se mantenía fiel a la República. El 25 de octubre de ese año el teniente coronel Manso y sus hombres protagonizan la marcha definitiva sobre el concejo.

Después de la contienda civil, las actividades agropecuarias continúan siendo el soporte económico de Somiedo, que se especializa en la ganadería enfocada hacia la producción de carne para abastecer a la zona central de Asturias, sometida a una fuerte industrialización, a la que Somiedo permanece ajeno. La Central hidroeléctrica de La Riera, el segundo de los saltos de agua somedanos, que, aprovechando las aguas de los ríos Somiedo y Saliencia, comenzó a funcionar en enero de 1946, produciendo actualmente una energía media anual de 36 GWh, y las modestas explotaciones mineras de Saliencia (hierro) y Caunedo (cinabrio), abiertas entre 1950 y 1978, son lo más representativo de unas actividades no agrarias que siguen teniendo escaso peso en la economía local.

BIBLIOGRAFIA

ABOL-BRASON, Manuel de: «Historia», en Somiedo, Parque Natural, volumen II, pp. 90-147, Senda Editorial, S.A. Madrid, 1994.

FEITO ALVAREZ, José Manuel: «Somiedo», en Gran Enciclopedia Asturiana, tomo 13, pp. 185-194. Gijón, 1970.

FERNANDEZ GARCIA, Felipe: «El Valle del Pigüeña-Somiedo: Concejos de Somiedo y Miranda», en Geografía de Asturias, pp. 109-128, Editorial Prensa Asturiana, S.A./La Nueva España. Oviedo, 1992.

GARCIA MARTINEZ, Adolfo: «El sistema de parentesco de los vaqueiros de alzada de Asturias», Boletín del Instituto de Estudios Asturianos (BIDEA), 105-106, págs. 287-312. Oviedo, 1982.

——: «La vivienda de los pueblos vaqueiros de alzada», Studium Ovetense, vol. XIII, págs. 39-77. Oviedo, 1985.

——: Los vaqueiros de alzada de Asturias. Un estudio histórico antropológico. Oviedo, 1988.

MARTIN, Juan: Somiedo, colección «El Viajero Independiente». Ediciones Júcar, Gijón, 1998.

——: «Somiedo», en Asturias a través de sus concejos, 1 tomo, pp. 413-421, Editorial Prensa Asturiana, S.A./La Nueva España. Oviedo, 1997.

MARTINEZ CACHERO, Luis Alfonso: Alvaro Flórez Estrada. Su vida, su obra política y sus ideas económicas. Oviedo, 1961.

MARTINEZ RIVAS, José Ramón; GARCIA CARBAJOSA, Rogelio y ESTRADA LUIS, Secundino:

Historia de una emigración: asturianos a América (1492-1600). Oviedo, 1992.

RODRIGUEZ MUÑOZ, Javier y GONZALEZ MUÑIZ, Miguel A.: Diccionario de

Historia de Asturias, edit. Silverio Cañada, Gijón, 1991.

URIA RIU, Juan: «Rasgos biográficos de don Alvaro Flórez Estrada (Conferencia), en Anales de la Universidad de Oviedo (tirada aparte), Oviedo, 1948, pp. 3-79.

VAZQUEZ, Víctor M.: Somiedo, energía y vida, edit. Hidroeléctrica del Cantábrico S.A. Oviedo, 1994.

Acceso: El acceso tiene lugar remontando la pista minera que bordea los lagos Cueva y Mina hasta alcanzar la collada que se abre a las vegas.

Descripción: El lago Cerveriz forma, junto con el lago del Valle, el lago Negro, el lago la Cueva y otros pequeños lagos, los llamados Lagos de Saliencia.

El color se percibe verde oscuro, tirando a aceitunado en otoño y el agua es incolora, aunque menos transparente que en los lagos vecinos.

Flora: En las comunidades de plantas fijas al fondo y sostenidas por el agua de los sistemas lacustres de Asturias, es muy común Potamogeton natans, pero éste es el único lago de montaña en donde aparece la filigrana mayor (Myriophillum). Ambas plantas crecen asociadas hasta profundidades de 2,5 m y conviven con ellas algas carófitas y otra especie de Potamogeton.

El ranúnculo de flores blancas se distribuye preferentemente por el litoral desecable, en las zonas con aportes fluviales, así como Equisetum fluviatile y Eleocharis palustris.

En general, las plantas superiores se distribuyen por los bordes de suave pendiente y con abundancia de arcillas.

Fauna: En comparación con los otros lagos de Saliencia, la fauna invertebrada es más abundante. Hay Plumatella repens, crustáceo Gammarus lacustris, gusanos oligoquetos e hirudíneos (Erpobdella monostriata, Haemophis sanguisuga y DINA lineata), molusco bivalvo, odonatos, Sialis, heteróptero (Micronecta poweri), distintas especies de coleópteros, entre ellos Ditiscus marginalis, tricópteros, dípteros quironómidos, plecópteros, anfibios (Triturus alpestris, T. Helveticus, Rana temporaria, Bufo bufo y, en las orillas, Alytes obstetricans), trucha común y piscardo.

Hay también algún ejemplar de ánade real.

Este antiguo solar de los Flórez, familia vinculada al concejo desde muy antiguo y de mayor relevancia a partir de fines del siglo XVIII, se halla a las afueras de la pequeña y coqueta villa de Pola de Somiedo, al lado del río y medio oculto entre árboles centenarios en un sitio retirado. Aquí nació el gran economista y político liberal Alvaro Flórez Estrada (1766-1853), una figura incontestable en la convulsa España de la Restauración.

Aunque se fecha en el siglo XV, sobresalen en su arquitectura los elementos del siglo XVIII y, sobre todo, del XIX. En efecto, hoy el inmueble es el resultado de la mezcla de edificaciones de varias épocas que desfiguran parcialmente lo que parece ser la construcción original, que surgiría de una torre central cúbica, de carácter defensivo, de tres plantas en alzado, erigida por Alvar Flórez hacia 1473 o 1480, a la que se agrega hacia el flanco oeste un volumen rectangular un poco más bajo que forma ángulo recto con la misma torre. La construcción se completó en el siglo XIX añadiéndole por el lado este otro cuerpo, de dos pisos y capilla en su extremo, ésta con arco de medio punto sobre la puerta de acceso, a la que precede un rectangular y pequeño pórtico abierto, a cuya cubierta sostienen columnas de madera apoyadas en pequeños muros de piedra. La fachada noble del conjunto mira hacia el sur. El segundo piso de la torre acoge la puerta principal, de medio punto, que posiblemente sea la primitiva; actualmente se sitúa bajo una galería de madera acristalada y soportada por tres pilares de piedra unidos por una balaustrada de idéntico material. Se accede a través de una escalera de planta elíptica. Encima de una de las ventanas campea el escudo familiar con las armas de los Flórez.

Sillarejo y mampostería es el material empleado en los muros; mientras el sillar es privilegio de los esquinales y marcos de los vanos.

Este cercado palacio, al que hermosea un romántico jardín, es de propiedad privada, por lo que no es visitable.

La pequeña iglesia parroquial de San Pedro, en Pola de Somiedo, de buen sillar en fachada y espadaña, exhibe sobre la puerta la fecha de su erección (1751). Inicialmente, parece que se la dotó de planta rectangular; más tarde se agregó un cuerpo a cada lado a la altura del centro de la nave, mostrando el del costado norte el escudo de los Flórez Estrada. A ambos extremos del blasón figura una inscripción, recogida por Sarandeses: «A Francia fue un caballero / de los Flórez principal / y entrando en casa real / sacó de allí una doncella / la cual por ser tan bella / se la quisieron robar / y él empezó a pelear / y la supo bien guardar».

Esta ruta está calificada como «Sendero de Gran Recorrido (G.R.)» • Acceso: Se inicia el recorrido en Alto de San Lorenzo, siendo el final en Torrestío • Distancia: 20 km y 500 m • Dificultad: Media • Duración aproximada: 7 h • Itinerario: Alto de San Lorenzo - Alto La Magdalena - Braña La Mesa - Torrestío.

Descripción de la ruta

El Alto de San Lorenzo se sitúa sobre la divisoria de los concejos de Teverga y Somiedo. Tras dejar el vehículo en la collada del puerto, junto a la carretera, se toma la pista, antigua calzada romana, que sale en dirección sur. En los primeros tramos, la senda discurre por praderías y atraviesa, después de un ligero ascenso, un bosque de hayas y acebos para alcanzar las amplias praderías de Piedraxueves, donde es habitual encontrar gran cantidad de ganado pastando.

Continúa el camino, en la misma dirección, a media ladera, dejando a mano izquierda las Campas del Ríu para llegar al Col.láu del Xuego la Bola, situado al pie del Peña El Michu, que queda a la derecha. Se encuentra en esta collada un mojón de piedra construido según el esquema de los antiguos miliarios de las calzadas romanas. A poca distancia se sitúa la braña La Corra, cuyas cabañas de «teito» se conservan en buen estado, al igual que el antiquísimo «corro» que parece haber dado nombre al lugar. Medio kilómetro después, la pista atraviesa un tramo pavimentado con grandes losas, los únicos restos de la antigua calzada romana.

También en esta zona se encuentra una fuente, situada junto a la senda en unos peñascales sobre el límite superior de los prados de Arbeyales. Una parada para beber puede servir de excusa para emplear unos minutos en contemplar la formidable vista que este collado brinda sobre el valle de Saliencia, y las múltiples brañas que salpican todo el paisaje, así como sobre los bosques de la ladera de umbría y el resto del concejo de Somiedo.

Alterna el camino suaves subidas y bajadas hasta el Col.láu la Magdalena, dueño de una excepcional panorámica sobre las brañas y poseedor igualmente de una amplia perspectiva del concejo de Teverga. Si la ruta se realiza en silencio y en horas adecuadas, es fácil avistar venados pastando.

Desde el Col.láu la Magdalena continúa el ancho camino que conduce a la braña La Mesa, donde se observan las típicas construcciones de techos de escobas, «teitos», junto con las de techos de losas, «llábanas», que son las más abundantes en esta braña. Desde aquí se puede descender a través de la impresionante Foz de los Arroxos hasta Saliencia o proseguir hasta Torrestío, dejando Somiedo y Asturias para entrar en el municipio leonés de San Emiliano.

Comarca del Camín Real de la Mesa

Pola de Somiedo

En el municipio de Somiedo

Pola de Somiedo (capital del concejo), nombre tradicional: La Pola. Villa de la parroquia de Pola de Somiedo (Somiedo). Dista 69,00 km de la capital de la provincia (Oviedo) y se encuentra a una altitud de 700 m. Cuenta con 121 viviendas (la parroquia 164) de las cuales 65 son viviendas principales y 56 viviendas no principales.

El municipio de Somiedo tiene 15 parroquias: Aguino, Clavillas, Corés, ...

Pola de Somiedo
Pola de Somiedo
Iglesia de San Pedro de Pola de Somiedo
Iglesia de San Pedro de Pola de Somiedo

Iglesia de San Pedro de Pola de Somiedo

En el municipio de Somiedo

La pequeña iglesia parroquial de San Pedro, en Pola de Somiedo, de buen sillar en fachada y espadaña, exhibe sobre la puerta la fecha de su erección (1751). Inicialmente, parece que se la dotó de planta rectangular; más tarde se agregó un cuerpo a cada lado a la altura del centro de la nave, mostrando el del costado norte el escudo de los Flórez Estrada. A ambos extremos del blasón figura una inscripción, recogida por Sarandeses: «A Francia fue un caballero / de los Flórez ...

Mercado de Nueite

En el municipio de Somiedo

A mediados del mes de Agosto, (días 14 y 15) podemos disfrutar en Pola de Somiedo, del «Mercao de Nueite», un mercao de artesanía y de productos típicos, amenizado por música tradicional asturiana. El Mercado de Nueite pretende recuperar la tradición de los Mercaos y a la vez potenciar a los artesanos y productores locales y de la comarca. Así habrá artesanos, del cuero, de la joyería (en plata, azabache, kiastolita…), de la cerámica, del barro, de los productos del campo tales como la miel, ...

Mercado de Nueite
Mercado de Nueite
PR AS-15.1. Ruta Valle del Lago
PR AS-15.1. Ruta Valle del Lago

PR AS-15.1. Ruta Valle del Lago

En el municipio de Somiedo

Esta ruta está calificada como «Sendero de Pequeño Recorrido (P.R.)» • Acceso: Se inicia el recorrido en Valle de Lago, siendo el final en Lago Valle • Distancia: 6 km • Dificultad: Baja • Duración aproximada: 2 h y 30 min • Itinerario: Valle de Lago - Lago Valle.

Descripción de la ruta

Comienza el itinerario en el pueblo de Valle de Lago, al que se accede desde Pola de Somiedo tras ocho kilómetros de empinada carretera. Situado a 1.200 metros de altitud, ...

Feria del Caballo

En el municipio de Belmonte de Miranda

Se celebra el el Recinto Ferial de Belmonte de Miranda. Para participar en la exhibiciones hay que inscribirse 4 días antes. Durante la mañana el tradicional mercado de ventas y compras.

En esta edición —tercera—, ha cosechado una enorme afluencia de publico y participantes como puede apreciarse en el reportaje fotográfico.

Feria del Caballo
Feria del Caballo
Festival de la Fresa de Candamo
Festival de la Fresa de Candamo

Festival de la Fresa de Candamo

En el municipio de Candamo

El primer domingo de junio miles de personas de toda Asturias se reúnen en Grullos (capital del concejo o municipio de Candamo), en uno de los festivales gastronómicos regionales más reputados: el Festival de la Fresa, producto emblemático de Candamo.

Vecinos de todos los pueblos exponen y venden parte de su producción, que desaparece en pocas horas, optando a cuatro galardones: fresas de oro, plata y bronce, y premio a la originalidad.

Primera Flor de Grado

En el municipio de Grado

El mercado de la villa de Grado (capital del concejo o municipio de igual nombre), que se celebra miércoles y domingos, es uno de los elementos más señeros de la vida moscona. La riqueza de sus vegas y su tradicional producción agrícola justifican la existencia de estos dos mercados semanales, así como la celebración de varias ferias específicas, denominadas, respectivamente, la Primera Flor (domingo después del domingo de Pascua) y la Segunda Flor (siete domingos después de la primera).

Primera Flor de Grado
Primera Flor de Grado
Cueva Huerta
Cueva Huerta

Cueva Huerta

En el municipio de Teverga

Localización: Se halla en el concejo o municipio de Teverga (Asturias), en el desfiladero del río Sampedro.

Acceso: Se encuentra muy próxima a la carretera de Teverga-Puerto Ventana, a menos de 1 km del cruce de acceso al pueblo de Fresnedo.

Visitas guiadas: Se realizan dos tipos de visitas. Una es la visita de PASARELA, un recorrido por la pasarela de la cueva, de unos 50 minutos de duración y apta para la mayoría de las personas. La otra es la denominada ESPEOLOTURISMO y ...

Situación Apartamentos rurales Dos Aguas
Qué hacer en Asturias
  • Actividades culturales
  • Ala delta
  • Bibliotecas municipales
  • Buceo
  • Canoa
  • Cuevas
  • Juegos populares
  • Kayak
  • Kite surf
  • Motos de agua
  • Navegación
  • Paracaidismo
  • Paseo en barco
  • Pesca
  • Piragüismo
  • Piscina municipal
  • Remo
  • Rutas gastronómicas
  • Surf
  • Ultraligero
  • Vela
  • Veleros
  • Viajes en globo
  • Visitas a sitios pintorescos
  • Vuelo con motor
  • Vuelo sin motor
  • Windsurf
  • Zona de baño
  • Zonas monumentales e históricas